La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La admisiblidad de la prueba electrónica

Publicado 12/05/2016

    Las páginas web, redes sociales, correo electrónico, mensajes de  texto, documentos generados o almacenados en computadora,  entre otros, son una realidad intangible traída por las nuevas tecnologías  y que llevadas como pruebas al ámbito judicial, representan un verdadero desafío para verificar su autenticidad y por consiguiente, proceder con su admisibilidad.

    Durante los juicios, se les pide a los jueces que se pronuncien sobre la admisibilidad de una prueba electrónica. Al momento de resolver sobre la admisibilidad de la prueba, esto podría afectar sustancialmente el resultado de una demanda civil o determinar entre la condena o la absolución de un acusado. Esta forma  de pruebas normalmente  se puede clasificar en:  

1) Datos del sitio web; 

2) Publicaciones en Redes Sociales; 

3) Correo electrónico; 

4)  Mensajes de texto ; 

5 ) Documentos almacenados o generados por computadora, entre los mas usados.

    Como tribunales continúan luchando con esta nueva barrera electrónica, es importante hacer hincapié en que la prueba electrónica está sujeta a las mismas reglas de un documentos tradicional. Sin embargo, la naturaleza única de las pruebas electrónicas, así como la facilidad con la que puede ser manipulado o falsificado, crea obstáculos en su admisibilidad  que no tienen otras pruebas.

    

    Principios de la prueba electrónica.

    Autenticidad: significa que el oferente de la prueba electrónica debe presentar evidencia suficiente para dar certeza de que ha sido generada por el autor y que su contenido le es atribuible así como las consecuencias jurídicas de su acción. 

 

    Relevancia, pertinencia, no perjudicial: Las pruebas pertinentes significan que no deben tener ninguna tendencia  hacia la existencia de un hecho. Si la prueba es tendenciosa para beneficiar un hecho, para causar confusión, para inducir al error, para demorar las decisiones del juez, estas deben ser desechadas.

 

    Integridad: Consiste en que la prueba electrónica  permite dar certeza de que ésta ha permanecido completa e inalterada desde su creación, con independencia de los cambios que hubiere podido sufrir el medio que la contiene como resultado del proceso de comunicación, archivo o presentación.

 

    Neutralidad Tecnológica: Consiste en que la tecnología utilizada para la creación o almacenado de las pruebas electrónicas será aplicada de modo tal que no excluya, restrinja o favorezca alguna tecnología en particular. 

 

    No Repudio: Consiste en que la prueba contenida garantiza la autoría e integridad y que dicha prueba corresponde exclusivamente al firmante.